Reducción mamaria en Madrid

¿Preparada para una vida feliz con menos pecho?

PIDE CITA CON EL DOCTOR

Tener el pecho demasiado grande es como cargar con una mochila para muchas de nuestras pacientes de reducción mamaria en Madrid.

Va más allá de lo estético.

El continuo dolor de espalda, la postura encorvada, las marcas en los hombros o las irritaciones por el sudor y roce de la piel son solo algunas de las molestias que las impide llevar una vida normal.

Y que empeoran con el tiempo por la caída progresiva de la mama.

La práctica deportiva está muy limitada, cuesta hacer ciertos movimientos y es muy complicado encontrar ropa adecuada.

La confianza se resiente y hay una gran incomodidad social.

Vemos casos de chicas jóvenes que no se atreven a llevar bikinis delante de sus amigas y mujeres que hasta evitan salir de casa.

No tienes por qué seguir soportando nada de esto.

Cirugía de reducción mamaria en Madrid

Reduce tu pecho, siéntete de maravilla

La reducción mamaria o mamoplastia de reducción es una operación muy muy satisfactoria. Los beneficios son inmensos:

  • Mama más pequeña, redondita y elevada. Puede reducirse además la areola para lograr un perfecto equilibrio.
  • Figura más proporcionada. Se armoniza muchísimo la silueta. Tienes la sensación de haber adelgazado.
  • Gran gran mejoría en la salud: alivia dolores de espalda y cuello, corrige la postura, el sujetador deja de clavarse, mejoran las lesiones cutáneas y un largo etcétera.
  • Encuentras ropa de tu talla. Es muy emocionante poder usar prendas que antes veías imposible ponerte.
  • Vuelves a hacer deporte con comodidad. Crossfit, musculación, zumba, fútbol, tenis… Te notas más ligera y ágil.
  • Te sientes más atractiva, con más seguridad. Las relaciones sociales mejoran mucho.

En Clínica FG hemos tenido más de una paciente que ha llorado de la alegría al contarnos cómo había cambiado su vida tras la cirugía.

El alivio físico y emocional es tremendo.

Resultado de reducción mamaria en paciente antes y después por el Doctor Franco Góngora en la localidad de Madrid

“Excelente. Desde el primer momento, con todas las inseguridades que supone el pasar por un quirófano, una reducción de pecho, las cicatrices, etc., el dulce trato del Doctor Franco Góngora y sus explicaciones detalladas hicieron que me sintiera muy segura y dispuesta a hacer lo que hacía tiempo no me animaba. 100% satisfecha con el resultado, el excelente trato del doctor y su equipo, me sentí muy cómoda, cuidada y sobre todo feliz con el resultado. Recomiendo 100%”.

Antonella Vatrella (reseña Google)

Según tu situación, claro que sí.

Generalmente encontramos 2 tipos de pacientes de reducción mamaria en nuestra clínica de cirugía plástica y estética en Madrid.

Por un lado, chicas jóvenes muy condicionadas por el tamaño desmedido de su pecho que comienzan a consultar incluso antes de la mayoría de edad (a los 15, 16).

En ocasiones sufren lo que se llama hipertrofia virginal. Predomina el tejido glandular en la mama, no el adiposo (graso). Es decir, por mucho que adelgazan, apenas disminuyen su volumen mamario.

Por otra parte, mujeres en su cuarta, quinta década en las que el tejido es principalmente graso.

  • Tras un embarazo y lactancia. El pecho les crece mucho o, si ya lo tenían grande, lo tienen más aún o más caído.
  • Con la menopausia a veces aumenta el tamaño de la mama porque el organismo empieza a convertir la glándula en grasa. 

En cualquiera de estos casos la mamoplastia de reducción es muy gratificante. La carga que te quitas es tal que hasta hay pacientes que se notan raras, como si les faltara algo.

La calidad de vida mejora de manera muy significativa.

Lo ideal es esperar a los 18 años para dar tiempo a que el pecho esté del todo desarrollado. Más que nada porque si te operas antes, luego puede volver a crecerte.

Si eres menor o tu hija lo es, y las molestias son muy severas, pide cita en Clínica FG (Madrid) y lo valoramos en consulta.

No todas las pacientes son candidatas para la reducción mamaria:

  • Gran caída sin un volumen muy grande. Suele ser preferible una mastopexia, cuyo objetivo principal es elevar, no reducir.
  • Menores de 18 con el pecho aún no del todo desarrollado. Como te explicaba en la pregunta anterior, lo ideal es esperar.
  • Obesidad. A partir de un IMC mayor de 30 se debe perder peso primero.

¿Deseas tener hijos? El embarazo puede modificar el resultado de la reducción, además de que con la cirugía existe el riesgo de perder la capacidad de lactar.

La inmensa mayoría de pacientes prefieren tener antes toda su descendencia.

Pide cita con el Dr. Franco Góngora

QUIERO PEDIR CITA

Los 3 pilares de la reducción mamaria: reducir, subir, embellecer

En la hipertrofia mamaria, además de un volumen excesivo de pecho, es habitual que haya ptosis (caída) por el peso de la mama. Más con la edad y con los embarazos.

Sumado al mayor diámetro de la areola y la posible asimetría, a muchas pacientes les incomoda el aspecto de su pecho.

Ven su cuerpo poco armónico y equilibrado.

Dr. Franco Góngora realizando una reducción mamaria en Madrid

Por eso la reducción mamaria siempre la abordamos basándonos en 3 pilares.

Doctor Franco Góngora, la mejor opción para tu reducción de pecho en la ciudad de Madrid

Reducción

Eliminamos el exceso de tejido mamario para lograr un tamaño proporcionado.

Elevación pecho, cirugía estética en la clínica del Doctor Franco Góngora en la localidad de Madrid

Elevación

Subimos el pecho a una posición mucho más anatómica y natural.

Reducción de pecho en Madrid con el Doctor Franco Góngora

Belleza

Damos forma, redondez y simetría a la mama para hacerla más bonita.

“Buenísimo profesional, la operación y atención hospitalaria muy buena, muy contenta con los resultados, trato y asesoramiento excelente, doctor con sentido común y meticuloso. Patricia está pendiente de todo y resuelve cualquier duda rápidamente. Un acierto ponerme en sus manos”

María (reseña Google)

Lo primero de todo realizamos un marcaje dérmico. Es el diseño previo de la operación en el que estimamos qué volumen tiene la mama y qué cantidad de tejido vamos a resecar (extraer).

Podemos diseñar distintas técnicas según las características del pecho. Lo más importante siempre es preservar la areola, porque es la unidad fundamental que da carácter a la mama femenina.

Luego del marcaje, lo que generalmente hacemos es:

  1. Incisiones en T invertida. Alrededor de la areola, vertical hacia abajo y horizontal siguiendo el pliegue submamario. Un patrón muy versátil que permite lograr resultados estupendos (revisión).
  2. Tallamos el pedículo (preparamos el “trozo” de tejido) que va a conservar nuestra areola y que después ubicaremos en su posición anatómica final.
  3. Retiramos la parte sobrante del pecho. Extraemos el exceso de tejido glandular, grasa y piel.
  4. Conformamos la nueva mama, más pequeña, elevada y redondita mediante la unión de los distintos puntos del pecho.
  5. Sutura. Cerramos incisiones y colocamos drenajes y vendaje. Los drenajes son esenciales para retirar el exceso de sangre y líquidos. Ayudan a reducir la hinchazón postoperatoria.

En pacientes con un poquito de sobrepeso a veces hacemos a la par una liposucción de la cola de la mama (la región que se extiende hacia la axila) para remodelar y dejar más bonito el pecho.

Toda la intervención la realizamos bajo anestesia general en quirófanos hospitalarios de máxima seguridad.

Una cirugía siempre asusta, pero puedes estar tranquila.

No te enteras de nada en absoluto.

En hipertrofias mamarias casi nunca pongo implantes.

Normalmente usamos el propio tejido de la mama o grasa para mantener relleno el polo superior del pecho y conseguir un escote más armónico y firme.

De esta forma evitamos los riesgos que implica llevar una prótesis.

Dura unas 3 horas, según el tamaño de la mama.

Y sí, requiere ingreso en hospital. ¿Por qué? Porque…

  1. Es una cirugía de cierta duración bajo anestesia general.
  2. Movilizamos una gran cantidad de tejido.
  3. Hay molestias y se necesita analgesia intravenosa.
  4. Un alta precoz puede incurrir en un riesgo de sangrado.

Hacemos siempre una noche con estricta supervisión médica para asegurar el bienestar postoperatorio.

Es algo que da mucha tranquilidad y seguridad a las pacientes.

Depende de varios factores. Tamaño o volumen de partida, altura y peso, predominio de tejido glandular o graso… Cada caso es único.

Para que te hagas una idea, las cantidades suelen ser (por mama):

  • Hasta 500 gramos en hipertrofias mamarias leves/moderadas.
  • Hasta 1 kilo en hipertrofias severas.
  • Más de 1 kilo en gigantomastias (pecho extremadamente grande).

Como te digo, son datos orientativos. No hay 2 pacientes iguales.

Extraemos la cantidad justa que nos dé un resultado proporcionado para equilibrar la figura.

Tratamos 3 aspectos esenciales antes de la reducción de pecho:

  • Estudio preoperatorio. En general incluye analítica, radiografía de tórax, electrocardiograma, ecografía y mamografía.
  • Procedimiento. Nos reunimos para resolver dudas y revisar en profundidad el proceso. Técnica, cantidad de tejido mamario a extraer, cuidados postoperatorios, etcétera.
  • Instrucciones. Te informo de cómo prepararte para la cirugía para que todo salga a la perfección.

Una cosa muy importante: debes dejar de fumar al menos 2 semanas antes y después de la operación.

El tabaco conlleva efectos muy negativos sobre el riego sanguíneo que pueden comprometer la cicatrización y afectar mucho al aspecto de las cicatrices. Aparte aumenta el riesgo de trombosis, necrosis…

En cuanto a las citas en el hospital y demás, en Clínica FG (Madrid) te lo coordinamos todo. No tienes que preocuparte de nada.

Existe el riesgo de que pierdas la capacidad de lactar con la mamoplastia de reducción, y aumenta cuanto más tejido extraemos.

Si quieres dar de mamar en un futuro, debes valorar si esperar o no un poquito. Si pides una consulta diagnóstica, lo podemos estudiar.

En las primeras semanas a veces se tiene menos sensibilidad en los pezones por la inflamación. Lo normal es que esto revierta a partir del mes y medio, aunque a algunas pacientes les dura hasta 1 año.

Muy rara vez la pérdida es permanente. En nuestra experiencia se recupera al 100% en la práctica totalidad de los casos.

Resultados reducción mamaria

Cicatrices mínimas con láser de diodo y un protocolo médico especial

Una de las principales desventajas de la mamoplastia de reducción es la cicatriz en forma de T invertida que queda.

Si bien la gran mejoría en la calidad de vida suele compensar cualquier marca, muchas pacientes quieren conservar su pecho lo más bonito posible tras la cirugía (evidentemente).

En Clínica FG aplicamos un protocolo para minimizar su apariencia y lograr la máxima discreción.

Nadie puede asegurarte que la cicatriz no se vaya a ver, pero desde hace casi 20 años he realizado cerca de 500 reducciones mamarias en Madrid y los resultados son francamente buenos.

Para muestra la siguiente paciente (imagen sin ninguna edición).

Reducción mamaria antes y después en paciente del Doctor Franco Góngora en la ciudad de Madrid

El protocolo tiene 3 pasos

  1. Láser de diodo Urgotouch® al final de la cirugía (es indoloro) para favorecer la síntesis de colágeno y facilitar la cicatrización desde el inicio.
  2. Taping para proteger la cicatriz y mejorar su color, grosor y flexibilidad. Por fases, la tapamos con Steri-Strip™, esparadrapo hipoalergénico y parches de silicona.
  3. Fórmula magistral para terminar de aclarar la pigmentación. La elabora nuestro equipo de dermatólogos del hospital Ruber Internacional.

“En definitiva, fue una suerte conocer y ponerme en las manos del Dr. Franco Góngora y todo su equipo. Desde el principio entendió mis necesidades. Trabaja con la máxima profesionalidad y diligencia desde el preoperatorio hasta el postoperatorio. Me operé hace un mes y no puedo estar más feliz con el resultado obtenido. Mención especial a Patri, que con su apoyo fue todo mucho más fácil!”

Patricia Echegoyen Vogel (reseña Google)

Tras la noche de ingreso en el hospital evaluamos el estado, realizamos la primera cura y damos el alta.

Colocamos un sujetador de postoperatorio para mantener la forma y posición del pecho durante todo el proceso de cicatrización.

La primera semana hay ciertas molestias. Sobre todo en la parte inferior de la mama, que es de donde quitamos el exceso de tejido. 

Pautamos analgésicos y antiinflamatorios, y un antibiótico durante 5 días para hacerlo lo más llevadero posible. Hay quienes lo llevan genial y quienes no tanto. Depende mucho de la persona.

Lo más habitual es:

  • Sensación de ardor y pinchazos. Con la medicación el dolor se controla muy bien.
  • Zonas un poquito amoratadas. Los hematomas son normales tras la operación. Desaparecen a los pocos días.
  • Molestias en la cola de la mama. Es la región que se extiende hacia las axilas, donde reposa gran parte de la inflamación.

Como en toda cirugía puede haber complicaciones tipo infección o hemorragias, pero son raras.

Al final de esta primera semana y desde la segunda en general mejoran tanto la hinchazón como los dolores y la coloración amoratada.

Estamos muy pendientes de la evolución.

En cualquier momento las pacientes pueden llamarnos o contactarnos por WhatsApp para consultar lo que necesiten.

Disponen además de un teléfono de urgencias 24/7 que yo mismo atiendo sea la hora y el día que sea.

Todas las pacientes de cirugía de reducción mamaria deben intentar hacer una vida razonablemente normal tras el alta

De hecho, las insistimos en que den paseos cortos y frecuentes y en que hagan sus actividades básicas de la vida diaria como comer, asearse, lavarse los dientes… sin restricciones.

Sí hay que evitar esfuerzos innecesarios mínimo la primera semana. No coger peso ni levantar los brazos, ni empujar objetos pesados.

Nos esforzamos mucho en recordarlo.

La vuelta al trabajo suele ser entre los 7 y 10 días. Unos 15 si es más físico. Varía según en qué trabajes.

Deporte a partir de 1 mes, empezando con cardio. Tren superior no antes de 3 meses.

Sexo hay que esperar al menos 1 semana. Durante unas 6 hay que evitar todo contacto con el pecho.

Si vienes, en la consulta te daré todas las indicaciones que debes seguir para que la recuperación sea fabulosa.

Mínimo 1 año, aunque a veces recomiendo tener todos los hijos que se desee antes de la reducción de pecho. Por los posibles riesgos sobre la capacidad de lactar y porque un nuevo embarazo podría modificar el resultado de la cirugía.

Durante 6 semanas debes llevar todo el día un sujetador de postoperatorio. La experiencia me demuestra que en este sentido es mejor ser conservador para lograr el resultado más óptimo.

Pasado ese tiempo podrás usar sujetadores normales.

En la reducción mamaria los resultados definitivos suelen ser desde los 6 meses al año. En ese periodo aún existe pérdida de volumen, disminución de la inflamación, adaptación del pecho, etc.

Yo personalmente Dr. Franco Góngora realizo un seguimiento muy detallado a la paciente para vigilar de cerca su evolución:

  • 2 curas en consulta. La primera a las 48 horas del alta y la segunda antes de 7 días. Después damos instrucciones para hacer la cura y ducharse en casa.
  • Revisiones semanales durante el primer mes.
  • Otras 3 revisiones: a los 3 meses, 6 meses y al año.

Con el protocolo que te comentaba antes normalmente las cicatrices al año son muy poco perceptibles.

Al principio están más rojitas. Hacia el sexto mes empiezan a clarear y a hacerse más finitas, y se tapan bien con el sujetador o el bikini.

No vuelve a crecer si mantienes un peso estable. Cambios bruscos sí podrían hacer que aumente el tejido graso de nuevo y por ende que recuperes parte del volumen mamario.

Un embarazo, la calidad de tu piel y otros factores también influyen.

Por otro lado, hay que ser realistas.

El pecho sigue la evolución natural del cuerpo y puede variar en forma y posición. Evidentemente no va a ser igual recién operado que con 80 años.

Eso es lógico.

Y no se cae. Lo que sí puede ocurrir es que el tejido glandular poco a poco se vaya desplazando hacia el polo inferior y el escote quede menos relleno.

Pero en todo momento tu pecho va a mantener una forma natural mucho más bonita.

Primera consulta diagnóstica

Reducción mamaria justa según tus deseos

Hay pacientes que me dicen: “Quítame todo lo que puedas”.

La hipertrofia mamaria causa múltiples molestias que terminan por agotar a quien lo sufre.

Es comprensible.

Aunque es difícil, no hay que dejarse llevar por el cansancio emocional y físico, sino pensar en el largo plazo.

Si reducimos mucho, una vez veas tu pecho más armónico podrías sentirlo demasiado pequeño y querer reintervenirte para aumentarlo.

Para evitarlo, en Clínica FG (Madrid) hacemos lo siguiente. 

1. Entrevista clínica

Lo primero de todo es ajustar expectativas.

¿Cuánto te gustaría reducir? ¿Qué forma quieres? Tienes que ser muy sincera con tus necesidades para que pueda asesorarte.

Te preguntaré también por tu historial clínico.

Dr. Franco Góngora en Clínica FG pasando primera consulta de cirugía plástica y estética en Madrid
En tu primera consulta de reducción mamaria en Madrid analizaremos juntos tu situación para que logres un pecho con el que estés feliz y cómoda.

2. Exploración física

Evaluaremos 3 aspectos para determinar qué grado tienes de hipertrofia mamaria:

  • Forma, volumen, estructura y caída del pecho.
  • Desproporción con respecto al cuerpo, altura y peso.
  • Alteraciones: areolas muy grandes, asimetría (una mama con más tamaño o más caída que la otra), etcétera.

Haré una ficha midiendo características como la distancia desde la horquilla esternal o la distancia del polo inferior, entre otras.

3. Elección de técnica

Con toda la información anterior valoraremos la cantidad justa que debemos extraer de cada mama para que consigas un resultado armónico con el que te veas estupenda.

En ocasiones, sobre todo en asimetrías y grandes hipertrofias, realizamos un escáner 3D para estimar con más precisión cuánto quitamos y cómo quedaría el pecho.

Cualquier duda que tengas la resolveremos.

Te explicaré en detalle la intervención, riesgos, cuidados, postoperatorio y todo lo referente a la cirugía de reducción mamaria.

“Escribo este comentario aunque no suelo escribir reseñas porque quería hablar de mi experiencia con el Doctor José María Franco Góngora, un grandísimo profesional. Desde el primer momento me explicó claramente tanto el procedimiento como los resultados que podría esperar y que han sido mucho mejores de lo que pensaba. Ha estado siempre pendiente de mí y de mi evolución y he quedado encantada con el resultado, así que lo recomiendo encarecidamente. ¡Muchas gracias por todo doctor y también al equipo!”

Isabel S. (reseña Google)

Nos ha ocurrido alguna vez que una paciente al llegar a quirófano venía preocupada porque quería un tamaño de pecho distinto del que había dicho en la consulta diagnóstica.

Siempre que entre dentro de un margen razonable y sea proporcional, en principio no hay problema.

En Clínica FG estamos ofreciendo esta cirugía por alrededor de 7000€. Varía según el caso, así que no puedo darte un precio definitivo hasta que no te haga una valoración. 

El precio incluye el sujetador de postoperatorio, las curas y revisiones, la estancia hospitalaria, el quirófano y gastos asociados, y todas las consultas telefónicas que necesites en la recuperación.

Lo único que va aparte, si lo quisieras para mejorar el aspecto de las cicatrices, es el láser de diodo Urgotouch®. 

Director médico de Clínica FG Dr. Franco Góngora, cirujano plástico especialista en mama y blefaroplastia en la localidad de Madrid

Dr. Franco Góngora. Cirujano plástico y director de Clínica FG

Especialista en mama y blefaroplastia con 20 años de experiencia. Defiendo una cirugía plástica alejada de estereotipos, basada en el equilibrio y las proporciones. Siempre desde un trato cariñoso, respetuoso y profesional.

Médico colegiado en Madrid y miembro de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE). Nombrado top 3 mejor cirujano plástico de España 2023.

¿Nos vemos en consulta?

Pide cita con el Dr. Franco Góngora

Reserva hoy tu consulta de reducción mamaria en Madrid. Te damos fecha como muy tarde en 15 días.

QUIERO PEDIR CITA