Mastopexia en Madrid con o sin prótesis 

Eleva tu pecho y devuélvele su belleza, su juventud

PIDE CITA CON EL DOCTOR

De no querer mirarse nunca al espejo a “discutir” con su marido.

Es una anécdota que suelo contar en la clínica, aquí en Madrid. Una paciente de mastopexia con prótesis

Tendría unos 48 años. Un encanto de persona. Había tenido 2 embarazos que le habían pasado factura en su cuerpo. Además había adelgazado mucho y ella se veía fatal.

Recuerdo lo que me contaba.

Entraba siempre al baño a oscuras para no verse reflejada en el espejo. Al salir de la ducha giraba la cabeza por lo mismo. Sentía que era muy joven para tener el pecho tan caído y vacío.

Le daba vergüenza y una tristeza tremenda.

Realizamos una elevación mamaria con abdominoplastia.

Ahora tiene auténticas “discusiones” (graciosas) con su marido porque le dice que si por favor puede salir ya del baño. Porque está 1 hora viendo en el espejo lo bonito que ha quedado su pecho.

¿Te imaginas sentir esa felicidad?

Mastopexia o elevación mamaria en Madrid

La cirugía que embellece y rejuvenece el pecho

Con la mastopexia puedes devolver al pecho su aspecto natural, atractivo y juvenil si se ha descolgado por un embarazo y lactancia, grandes cambios de peso, la edad o la genética.

  • Corrige la caída y flacidez. Vuelves a verlo en su sitio, más elevado, terso y redondito, como hace años. 
  • Recupera volumen y firmeza. Vestidos, sujetadores, bikinis… Te quedan estupendos y te hacen un escote muy bonito.
  • Armoniza la mama. Se tratan a la par otras alteraciones como tuberosidad, macroareola o asimetría.
  • Mejora la silueta. Te ves muchísimo más equilibrada, con un pecho precioso y proporcionado con el resto de tu figura.
  • Ganas confianza. Te pones ropa que tal vez antes no te atrevías, vas a playas y piscinas con total seguridad, etcétera.

Si las expectativas son adecuadas (algo que ajustamos muy bien en Clínica FG), los resultados son muy satisfactorios.

Como dice Rebeca, no hay día que pase sin que te sientas feliz.

Resultado de reducción mamaria en paciente antes y después por el Doctor Franco Góngora en la localidad de Madrid

“Desde la primera visita supe que el Dr. Franco Góngora era el cirujano que estaba buscando. Captó desde el minuto uno mis necesidades. Llevo ya dos meses operada de mastopexia con prótesis y no hay día que pase sin sentirme feliz. No puedo estar más contenta con los resultados. Maravilloso profesional. Su equipo en todo momento te arropa, calma y ayuda una barbaridad. Os invito a concertar una cita, entenderéis mis palabras. Muchas gracias Dr. Franco. Muchas gracias Patricia”

Rebeca Rodríguez (reseña Google)

Una paciente de mastopexia es aquella con el pecho caído sin un volumen mamario excesivo.

Suelen acompañar signos como:

  • Mama “vacía”. Tras la lactancia por ejemplo es común que el polo superior se aplane y dé esa sensación de vaciamiento.
  • Macroareola: tamaño desproporcionado de areolas. Los pezones a veces se orientan hacia el suelo.
  • Flacidez y laxitud del tejido. Se pierde firmeza.
  • Tuberosidad. Una alteración genética por la que el pecho adquiere un aspecto tubular. Es habitual sufrirlo sin saberlo. 
  • Asimetría. Muy frecuente, no solo en mastopexia sino en la mayoría de cirugías mamarias.

Una inmensa parte de las pacientes que recibimos en Clínica FG son mujeres que han tenido uno o varios embarazos, no van a tener más y quieren verse como antes de ser mamás.

A veces vienen por una gran pérdida de peso, que les ha dejado la mama muy laxa, como vacía.

Otro perfil son chicas hacia la segunda década de la vida que tienen pecho tuberoso o les ha crecido muy descolgado. En ellas los resultados de la mastopexia también son fabulosos.

Si crees que podrías beneficiarte de esta operación, pide cita en nuestra clínica de cirugía plástica y estética en Madrid.

Encantado valoraré tu caso.

La elevación mamaria es muy segura y no se contraindica prácticamente nunca salvo en situaciones muy concretas.

Sí es importante determinar si es la intervención más apropiada.

El diagnóstico médico es primordial.

Hay pacientes que desean un reposicionamiento y relleno de la mama más parecido al que da una cirugía de aumento de pecho.

Otras tienen un volumen muy grande y necesitan un abordaje más integral como el que ofrece la reducción mamaria.

Luego hay que valorar el momento de operarse.

Si quieres tener más hijos, quizás es mejor que esperes a tenerlos. Un embarazo podría cambiar de nuevo la forma de tu pecho. Si eres muy joven, tal vez prefieras operarte cuanto antes.

Ambas son cirugías mamarias que por distintas vías buscan equilibrar y mejorar la estética del pecho.

A grandes rasgos:

  • Mamoplastia de aumento o aumento de pecho. Lo solicitan pacientes que tienen un tamaño inferior al deseado y quieren agrandarlo mediante el uso de un implante o lipofilling.
  • Mamoplastia de reducción o reducción mamaria. Se indica cuando el volumen es excesivo y causa todo tipo de molestias. Extraemos el sobrante de tejido glandular, piel y grasa.
  • Mastopexia o elevación mamaria. El objetivo es corregir la caída del pecho (no hay un gran volumen), subirlo a una posición más natural y recuperar su firmeza, belleza y juventud.

En ocasiones se combinan.

Por ejemplo, es común asociar una reducción con una mastopexia o una mastopexia con un aumento con prótesis. Y suelen tratarse al mismo tiempo otras alteraciones como mama tuberosa o asimetría.

Pide cita con el Dr. Franco Góngora

QUIERO PEDIR CITA

Tipos de mastopexia: un diseño a medida de la paciente

En Clínica FG personalizamos cada cirugía.

Por un lado, ¿qué vía de abordaje? Es donde hacemos incisiones y queda la cicatriz: 

  • Mastopexia periareolar: alrededor de la areola. Permite corregir ptosis (caídas) leves si no hay un gran exceso de piel.
  • Mastopexia en T invertida: periareolar + vertical hacia abajo + horizontal en la base de la mama. La más versátil y efectiva.
  • Mastopexia vertical: periareolar + vertical. En mi experiencia los resultados son menos naturales. Nunca la recomiendo.

Por otro lado, ¿ponemos implantes?

Dr. Franco Góngora preparando una mastopexia en Madrid

Mastopexia con o sin prótesis

Valoramos 3 opciones en función del volumen y escote que prefieras, la causa y grado de ptosis, la cantidad de tejido mamario, la laxitud cutánea y otras características anatómicas

mastopexia-autoprotesis

Autoprótesis (sin)

Si hay suficiente y la piel no es muy laxa, rellenamos con tu propia glándula mamaria

Qué es la mastopexia con lipofilling por el Doctor Franco Góngora en la ciudad de Madrid

Lipofilling (sin)

Damos más volumen al pecho con grasa obtenida de otras partes del cuerpo

Descubre la mastopexia con prótesis de silicona gracias al Doctor Franco Góngora en Madrid

Con prótesis de silicona

Introducimos un implante para lograr el tamaño y forma deseados

“Quería compartir mi experiencia con el Dr. Llevo solamente operada 1 semana de una mastopexia con prótesis. Y la verdad que estoy asombrada de lo bien que estoy, desde el minuto 1 jamás tuve dolor y cada día es súper notable la mejoría. Desde que conocí al Dr. y a su equipo, allí en ese momento supe que era donde tenía que ponerme, en sus manos, confianza, experiencia y sobre todo trato profesional ante todo. Patricia es una persona maravillosa, de las que da gusto que te trate, siempre pendiente, con una sonrisa y super tranquilizadora. La verdad no tengáis dudas en poneros en mano de este gran equipo, lo recomiendo a un 200%”

Sara Montero Marco (reseña Google)

No hay una mejor o peor. Depende de tus preferencias y de las posibilidades que permita tu anatomía.

Si quisieras un relleno discreto del polo superior del pecho sin aumentar el volumen mamario final, y tienes suficiente glándula, la mastopexia con autoprótesis sería apropiada.

Además te ahorrarías el llevar un dispositivo médico como es el implante, que requiere un control y supone más riesgos.

Si prefirieses realzar un poquito más el escote, pero sin recurrir a una prótesis, la mastopexia con lipofilling podría ser una mejor opción (si estás muy delgada tal vez no sea posible).

Si te gustaría aumentar aún más el tamaño y la firmeza, con un resultado más duradero, en general haríamos una mastopexia con implantes. Sobre todo si hay poco pecho o está muy vacío y flácido.

Como dato curioso, el 75% aprox. de mis pacientes piden prótesis.

En una cirugía de mastopexia con implantes siempre tendemos a ser moderados en cuanto al volumen.

Me explico. Son 2 procedimientos en uno:

  • Pexia (elevación): quitamos piel de la mama para subirla, por lo que reducimos su “envoltorio”.
  • Aumento: al mismo tiempo incrementamos la presión en el pecho al insertar una prótesis.

Fíjate que son 2 fuerzas opuestas que pueden inducir más complicaciones si no se equilibran. La elección del implante requiere mucho análisis en cada paciente y una técnica muy depurada para lograr el mejor resultado con la máxima seguridad.

Puedes revisar el resto de aspectos relativos a las prótesis (tipos, riesgos, cuánto duran…) en nuestra página de aumento de pecho.

Básicamente consiste en una remodelación.

  • Si es con autoprótesis (sin implantes) anclamos la glándula al pectoral para dar volumen al escote y reconstruimos la mama para conferirle un aspecto más redondeado, elevado y bonito.
  • Si es con lipofilling, rellenamos el polo superior del pecho con grasa de otras zonas del cuerpo obtenida con liposucción.
  • Si es con implantes, los insertamos primero y “tallamos” la mama en torno suyo para lograr la forma, posición y tamaño idóneos.

A veces tenemos pacientes con cierto volumen mamario o bastante que aún así quieren una prótesis para aportar más firmeza. En esos casos retiramos algo de glándula antes de cerrar para equilibrar el pecho y que no quede muy grande pero sí relleno y firme.

Al finalizar colocamos siempre drenajes y vendaje.

Los drenajes permiten retirar el exceso de sangre y líquido. Son fundamentales para disminuir la inflamación postoperatoria.

Todas las operaciones las hacemos en quirófanos de hospital que cuentan con las más estrictas medidas de seguridad.

La mayoría de veces usamos anestesia general para que el proceso sea totalmente indoloro. Solo aplicamos anestesia local y sedación en casos muy concretos como el retoque de una cicatriz periareolar.

La mastopexia con prótesis dura de 3 a 3 horas y media.

Sin prótesis de 2 a 2 horas y media.

Y sí ingresamos una noche para controlar el sangrado y las molestias postoperatorias de las primeras 24 horas. Las pacientes lo agradecen mucho y es necesario para asegurar su bienestar.

Antes de la cirugía de mastopexia hacemos el siguiente estudio para asegurar que la intervención es segura:

  • Analítica completa de laboratorio, incluyendo hemograma, bioquímica, coagulación…
  • Electrocardiograma y radiografía de tórax.
  • Ecografía y mamografía para examinar el estado de la mama.

Todas las citas del hospital las coordinamos desde Clínica FG (Madrid). La paciente no tiene que preocuparse de nada.

Aparte nos vemos en consulta para revisar el procedimiento, resolver dudas y aclarar cómo hay que prepararse para la cirugía.

Importante: si quieres operarte debes dejar de fumar 2 semanas antes y después. El tabaco incrementa el riesgo de mala cicatrización, trombosis, necrosis…

Vale la pena abandonarlo unos días.

No tiene por qué afectar, pero existe el riesgo.

Depende del tipo de elevación mamaria, de la anatomía de la paciente y de la habilidad médica. Es imprescindible ponerse en manos de un cirujano plástico que pueda demostrar su experiencia.

Si vas a dar el pecho en un futuro, hay que valorar si es preferible esperar un poquito o no. Si pides una consulta diagnóstica en nuestra clínica en Madrid lo analizaríamos y veríamos opciones.

Cicatriz mastopexia: ahora menos visible con láser y un protocolo médico en 3 pasos

Como es natural, la paciente que se plantea una elevación mamaria quiere que queden mínimas marcas en su pecho.

En Clínica FG aplicamos un protocolo médico especial: 

  1. Láser de diodo Urgotouch® al final de la operación, aún bajo anestesia (no duele), para reducir la inflamación, favorecer la síntesis de colágeno y optimizar el proceso de cicatrización.
  2. Taping: cubrimos la cicatriz para evitar daños y mejorar su grosor, elasticidad y color. Con Steri-Strip™ primero, luego esparadrapo hipoalergénico y por último parches de silicona.
  3. Fórmula magistral a base de retinol e hidroquinona para terminar de atenuar la pigmentación. Creada por dermatólogos del Ruber Internacional.

Es imposible garantizar cicatrices invisibles, pero con este protocolo en la mayoría de nuestras pacientes quedan muy poco perceptibles.


“Un gran profesional y persona, te da una seguridad que sabes que te vas a poner en buenas manos. Yo estoy encantada con el resultado de mi operación de mastopexia

Nieves García (reseña Google)

 

“No pude haber elegido mejor cirujano. Hace ya tres años que me operé y todo fue increíble, tanto las consultas previas, la operación, el postoperatorio y todas las revisiones posteriores. El resultado perfecto y el trato con el doctor excepcional. Me gustaría también recalcar el trabajo de Patricia, siempre pendiente y disponible para cualquier consulta. ¡Mil gracias!”

Gemma Moreno González (reseña Google)

Hay quienes lo pasan mejor y quienes lo pasan peor. En general la recuperación es ligera y te encuentras bien en unas 72 horas.

Las molestias pueden variar según se haga con o sin prótesis:

  • Si es una elevación con implantes, son similares a las de un aumento de pecho. Presión, tirantez, pinchazos, ardor…
  • La cirugía de mastopexia sin prótesis es más liviana. Es común sentir como unas agujetas a nivel del músculo pectoral.

Con los analgésicos y antiinflamatorios se controlan bien los dolores y la inflamación. Aparte evitamos infecciones con antibiótico 5 días.

Yo personalmente superviso muy de cerca la evolución de cada paciente. Es algo a lo que doy mucha prioridad.

El seguimiento presencial en la clínica (Madrid) incluye:

  • 2 curas. A las 48 horas del alta y en torno a los 7 días. Por ejemplo, si operamos un martes, damos el alta el miércoles, curamos el viernes y volvemos a curar el lunes. Luego damos instrucciones de cómo hacerse la cura en casa y ducharse.
  • Revisiones semanales a lo largo del primer mes.
  • 3 revisiones hasta resultados definitivos: a los 3 meses, a los 6 y al año.

Estamos muy pendientes durante la recuperación.

Las pacientes pueden contactarnos todas las veces que necesiten para resolver cualquier duda o problema que les surja. Y disponen de un teléfono de urgencias 24/7 que yo mismo atiendo.

Se puede volver a hacer una vida razonablemente normal casi de inmediato. La recuperación completa tarda un poquito más si es una elevación mamaria con implantes.

Generalmente:

  • Se deben evitar esfuerzos. La primera semana no se puede coger peso (tampoco a los hijos), empujar cosas pesadas ni levantar los brazos. Insistimos mucho en esto.
  • Sujetador postoperatorio 3 meses o 6 semanas, en función de que sea una mastopexia con o sin prótesis, para asegurar la posición y forma de la mama durante la cicatrización.
  • Deporte no antes de 1 mes. Y empezamos suave con cardio. Ejercicios que impliquen el pectoral hay que esperar 3 meses.
  • Relaciones sexuales hay que evitarlas en los 7 días posteriores a la operación o más.
  • Contacto físico de la mama se debe evitar lo máximo posible durante 6 semanas.

Si quisieras quedarte embarazada, tendrías que aguardar mínimo 1 año tras la cirugía. Recuerda que la mastopexia puede afectar a la lactancia y un embarazo podría modificar de nuevo tu pecho.

Bueno, depende de en qué trabajes.

Por lo general después de una elevación mamaria puedes reincorporarte a los 7-10 días, salvo que sea un trabajo más físico. En ese caso podrías necesitar unas 2-3 semanas.

Entre los 6 y 12 meses normalmente.

Las cicatrices comienzan a clarear alrededor del sexto mes. Al principio están más rojitas, pero siguiendo las indicaciones y cuidados lo más habitual es que al año sean muy poco visibles.

Una cirugía de mastopexia es muy duradera con o sin prótesis, aunque hay que matizar un par de puntos.

Por una parte, el cuerpo sigue su curso natural.

El pecho que tenemos tras la operación no va a ser igual 30 años después por simple envejecimiento. Sin implantes sobre todo lo vemos en el vaciamiento progresivo del polo superior.

Con prótesis el resultado es algo más duradero, pero hay que controlar el estado de los implantes cada 3, 4, 5 años. Si hubiese cualquier problema en un futuro, pues se tendrían que cambiar.

Por otra parte, influye la calidad del tejido.

En pacientes con la piel muy laxa por mucho volumen que metamos siempre se les va a desfondar más el polo superior.

Otras con gran cantidad de glándula y la piel más firme van a tener un resultado mejor en el tiempo.

Ahora bien.

La evolución y caída natural del pecho nunca será igual que la que había antes de la mastopexia. Aunque con los años no esté tan relleno, igualmente será más bonito que sin la cirugía.

Primera consulta diagnóstica

¿Qué volumen y escote querrías?

Hay pacientes que lo tienen claro.

Un pecho firme y llamativo como el que solo un implante puede dar. O algo más moderado que no implique llevar un dispositivo médico.

Otras dudan: ¿cómo me vería mejor?

Sea cual sea tu caso, es primordial una valoración exhaustiva para determinar con qué tipo de mastopexia podrías lograr el resultado más satisfactorio.

primera consulta de cirugía plástica y estética en Madrid, Clínica FG
Durante la consulta de mastopexia en Madrid estudiamos juntos qué opciones tienes para elevar y embellecer tu pecho, y cuál se ajustaría mejor a tus deseos

1. Entrevista clínica

Lo primero que te pediré si vienes es que me hables un poquito sobre ti y por qué acudes.

También te preguntaré por tu historial médico, tratamientos que tomes, cirugías anteriores, patologías, etcétera. 

Tu sinceridad aquí es esencial. En Clínica FG tratamos con sumo respeto y discreción la situación de todas nuestras pacientes. Sabemos que no siempre es fácil contar según qué cosas.

2. Exploración física

El siguiente paso es evaluar tu anatomía y tomar una serie de medidas que recogeremos en una ficha.

  • Causa y grado de ptosis mamaria. ¿Está más o menos caída la mama? ¿Por qué? ¿De qué otros signos se acompaña?
  • Forma, volumen y estructura del pecho. ¿Qué cantidad de tejido tenemos? ¿Cómo se distribuye? ¿Cómo es la piel?
  • Proporciones corporales. ¿Cuál es tu peso y altura? Si quisiéramos hacer lipofilling, ¿hay grasa suficiente?
  • Alteraciones. ¿Hay asimetría o tuberosidad? ¿Macroareola? ¿Malformaciones del tórax o desviaciones de columna?

3. Elección de técnica

Muchas pacientes están en el límite entre si usan implantes o no.

Para decidirlo, además del estudio anterior analizamos 2 aspectos:

  • Volumen final. Hacemos una maniobra de elevación de la mama con la mano para que puedas comprobar si con ese volumen te ves bien o deseas más.
  • Tipo de escote. ¿Te gustaría marcado, pronunciado y firme o prefieres un pecho más natural que no llame tanto la atención?

Si optamos por una mastopexia con prótesis, hacemos una simulación con probadores físicos y escáner 3D para escoger tamaño y forma ideal del implante.

La última palabra es tuya, pero es importante dejarse asesorar por el cirujano plástico si se quiere un resultado equilibrado y bonito.

“Lo recomiendo sin ninguna duda. Mi experiencia ha sido maravillosa. El camino que recorre el paciente junto al Dr. Franco Góngora y su equipo es impecable de principio a fin. Desde el primer contacto, por la atención por parte de Patricia, su amabilidad y cercanía. Después con el doctor Franco, desde la primera consulta por la confianza que nos dio y la profesionalidad que transmite.

La intervención, lo más delicado, fue de maravilla y además se realiza en un centro de primer nivel. Postoperatorio, me he sentido cuidada en todo momento, especial mención para Lorena que es la dulzura personificada.

Resultados, lo más importante, han superado mis expectativas de la manera más notable. El Dr. Franco ha sabido entender perfectamente lo que buscaba y superarlo. El resultado es espectacular, no puedo estar más contenta con el cambio que he sufrido.

Por todo ello, quiero dar mis agradecimientos al Dr. Franco y a todo su equipo”

Isabel Escribano (reseña Doctoralia)

Varía según la intervención.

En Clínica FG cuesta desde 7.000€. No es igual una mastopexia con autoprótesis que una con lipofilling o implantes. Las necesidades de cada paciente son únicas. No se puede dar una cifra exacta.

Incluye el sujetador de postoperatorio, el ingreso en el hospital, el quirófano, las curas y revisiones y todas las consultas que realices durante la recuperación.

El láser de diodo Urgotouch® es lo único que va aparte.

En la clínica te detallaremos punto a punto el presupuesto.

Director médico de Clínica FG Dr. Franco Góngora, cirujano plástico especialista en mama y blefaroplastia en la localidad de Madrid

Dr. Franco Góngora. Cirujano plástico y director de Clínica FG

Especialista en mama y blefaroplastia con 20 años de experiencia. Defiendo una cirugía plástica alejada de estereotipos, basada en el equilibrio y las proporciones. Siempre desde un trato cariñoso, respetuoso y profesional.

Médico colegiado en Madrid y miembro de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE). Nombrado top 3 mejor cirujano plástico de España 2023.

¿Nos vemos en consulta?

Pide cita con el Dr. Franco Góngora

Reserva hoy tu consulta de reducción mamaria en Madrid. Te damos fecha como muy tarde en 15 días.

QUIERO PEDIR CITA